ABLACIÓN LÁSER

ABLACIÓN LÁSER
¿Qué es y como funciona la ablación láser?

La ABLACIÓN LÁSER es un procedimiento que se usa para eliminar una capa superficial de material de una superficie usando un rayo láser enfocado en la zona. Con un flujo de láser bajo, la capa superficial del material se calienta y absorbe la energía del láser y luego se evapora. La ablación por láser se usa en diferentes tipos de industrias y para distintas aplicaciones, el modelo de láser más común para el proceso de ablación es el de fibra pulsada, debido a su intensidad.
La eficacia del láser depende de diferentes factores:
Longitud de onda: para un resultado eficiente, necesitamos una profundidad de absorción mínima para concentrar una gran energía en un volumen pequeño.
Duración del pulso: las duraciones del pulso más cortas minimizan los daños térmicos en el área inmediata de acción (ya muy reducidos dadas las características de la ablación con láser) y permiten alcanzar la potencia máxima.
Frecuencia de repetición de pulsos: tiene que ser lo suficientemente alta para mantener el calor causado por la ablación con láser. Esto dará como resultado una mejor ablación sin desperdiciar energía.
Rayo: la calidad del haz del rayo láser debe ser lo suficientemente buena para poder realizar el proceso de ablación de manera eficaz. Esta calidad se determina por el brillo, la nitidez de enfoque y la consistencia de la luz.
La ablación por láser presenta ventajas interesantes frente a otros sistemas comunes, que son caros, improductivos y perjudican el medio ambiente. La ablación láser es un método mucho más eficaz, seguro y rentable. Otra ventaja es que no se utilizan disolventes, por lo que es ecológico y los operarios no están expuestos a productos químicos.